Una publicación reciente aseguró que el uso de tacones puede afectar de forma negativa a los orgasmos, es decir, si los tacones son muy altos hacen que los talones creen una contracción de la pelvis muy similar al que se produce en una mujer cuando tiene un orgasmo. Al parecer si se tiene un orgasmo con tacones, la musculatura inferior de la pelvis no puede contraerse lo suficiente durante el orgasmo por lo que la experiencia no acaba de ser completa. ¿Mito o realidad?