Por lo general, el ritmo de vida actual en las personas es apresurado. El estrés, la fatiga, el cansancio y la sobrecarga de responsabilidades afectan de manera importante a nuestra sexualidad, pues es probable que una pareja pierda energías y que el ámbito sexual quede relegado a un segundo plano.