El disfrute sexual depende de múltiples factores, pero uno de los más importantes es la autoestima. La sexualidad es quizá el aspecto más íntimo de nosotros mismos, sentirnos seguros y aceptados hará que nos acerquemos a ésta sin miedo y con tranquilidad. Si estás contento con lo que eres, tendrás experiencias más gratas.