La educación sexual debe fundamentarse en los derechos sexuales y reproductivos, entendiendo que los seres humanos tenemos derecho a ser libres y a vivir la sexualidad de la manera en que nos sintamos más cómodos y felices. Es necesario no repetir estereotipos y sobre todo, hay que aprender a construir nuevas condiciones que busquen la equidad de género