Para hacer valer los derechos sexuales, es importante que la sociedad posea un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad (y todos los temas que la engloban), así como de las relaciones sexuales y la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de discriminación y violencia.