Al iniciar tu actividad sexual te puedes exponer a una serie de riesgos que pueden comprometer tu salud sexual, psicológica y social. Lo mejor es que nos orientemos y conozcamos sobre los métodos ideados para protegernos. Entre mayor información tengamos, podemos tomar mejores decisiones.