Un mito dentro de la sexualidad, es el que afirma que tomar un antibiótico puede hacer que las píldoras anticonceptivas fallen. Según un sexólogo experto, las píldoras fallan en uno por ciento de los casos y ese rango no se modifica al ingerir medicamentos. Únicamente hay una excepción: la rifampicina, una medicina contra la tuberculosis que hace que disminuyan las hormonas que protegen contra el embarazo.